Home Etiquetas Entradas etiquetadas con "pastor"

pastor

Venid acá pastorcitos,
paso a paso, acá venid.
Entonemos dulces cantos,
que ya el Niño va a dormir,
que ya el Niño va a dormir.

Duerme Niño arrullado a los ecos
de mi lánguida y dulce canción,
duerme Niño al compás que te llevan
los latidos de mi corazón.
Si te falta una cuna mullida
en el pobre portal de Belén,
yo haré Niño que duermas mecido
de mis brazos al suave vaivén.

Y aunque tengas los ojos cerrados,
y aunque en sueño muy profundo estés,
con los ojos del alma me miras,
con los ojos del alma me ves (bis)

(CORO) VAMOS PASTORES, VAMOS,
VAMOS A BELÉN,
A VER EN AQUEL NIÑO
LA GLORIA DEL EDÉN.

ESE PRECIOSO NIÑO
YO ME MUERO POR EL
SUS OJITOS ME ENCANTAN ,
SU BOQUITA TAMBIÉN.

EL PADRE LO ACARICIA
LA MADRE MIRA EN EL,
Y LOS DOS EXTASIADOS
CONTEMPLAN AQUEL SER (BIS)

YO POBRE PASTORCILLO,
AL NIÑO LE DIRÉ,
NO LA BUENAVENTURA:
ESO NO PUEDE SER;

LE DIRÉ ME PERDONE
LO MUCHO QUE PEQUE
Y EN LA MANSIÓN ETERNA
UN LADITO ME DE (BIS).

A Belén , pastorcitos.
A ver al rey de los reyes.
Ese niño divino que ha nacido en un pesebre.
Es tan precioso, tan lindo y tan bello
y tan hermoso como un lucero.
Como a todos los niños les gusta sentir panderos,
yo salí, compré uno, vine corriendo a traerlo.

Es tan precioso, tan lindo y tan bello
y tan hermoso como un lucero.

A Belén , pastorcitos.
A ver al rey de los reyes.
Ese niño divino que ha nacido en un pesebre.
Es tan precioso, tan lindo y tan bello
y tan hermoso como un lucero.
Como a todos los niños les gusta sentir panderos,
yo salí, compré uno, vine corriendo a traerlo.

Es tan precioso, tan lindo y tan bello
y tan hermoso como un lucero.

Yo soy un pobre pastor,
que del monte aquí bajé,
llevo un cordero en los brazos,
a Jesús de Nazareth.

Venid ya, venid ya.
Vamos ya, vamos ya.
Venid ya, venid ya,
a adorar, a adorar.

Al Rey de los Cielos,
al Rey de los Cielos,
que ha nacido ya.

Al Rey de los Cielos,
al Rey de los Cielos,
que ha nacido ya.

Lo mejor de mi cosecha,
aquí le vengo a traer,
al Niño recién nacido,
a Jesús de Nazareth.

Los tres Reyes del Oriente,
se aproximan al portal,
a ofrecer sus corazones,
al Cordero celestial.